Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

PENSAMIENTOS SOBRE LA CRISIS

La macroeconomía es un una disciplina esotérica. El rey Midas se coge una curda todos los días. El cuerno de la abundancia es mucho más estrecho por uno de los dos extremos. Eldorado está embarrado cada dos por tres. El vellocino de oro resultó ser una chupa de escai. El tío Gilito, un gili... La cueva de Alí Babá, eso sí, sigue siendo una gran cueva y Alí Babá ha reclutado a muchos más ladrones.La piedra filosofal es una piedra de mechero, de un mechero de gasolina, claro. La isla de Jauja ha sido borrada del mapa. Ricitos de oro se ha vuelto skin head. Muchos de los que querían nadar en la abundancia, ahora flotan en la desesperación. La colisión del ahorro privado con la codicia corporativa de las entidades bancarias ha producido caries colectiva en las cuentas corrientes y a fin de mes todos tenemos la sensación que se nos están estropeando los dientes. Esa misma codicia ha llevado a esas mismas entidades a prometer el oro y el moro a multitud de morosos que las dejaron sin oro. Y …
Na roda do teu corpo
irei ao cimeterio,
coa lúa nos beizos para sempre.

Na roda do teu corpo
bailo día e noite,
olvídome de min,
fágome etcétera.

Na roda do teu corpo
vixío o lombo dos paxaros,
o alento das nubes
e o sixilo dos barcos.

Mudarei de nome e de fortuna
ou trabucareime de soños,
pero xamáis esquecerei
a roda do teu corpo.

O TEMPO NON PASA EN BALDE

Imagen
Velaquí a terceira parte de "LA VENGANZA DEL VOCABLO REBUSCADO":

MALENTENDIDOS (i)

Evidentemente, las actividades subersivas de nuestros ¿amigos? habían quedado en suspenso de modo tácito. El vocablo rebuscado se estaba dedicando a la preposición propia y la conjunción fácil se afanaba por mantener la atención del adverbió crápula, que ya había desistido de cualquier acercamiento a la preposición propia ayudado por la aparición en su entorno de una contracción gramatical. Se la encontró en el gimnasio que frecuentada, contracturada. Le preguntó si podía ayudarla mientras observaba sus glúteos y fue rechazado gentil y escuetamente. Pero el adverbio crápula no se había ganado el adjetivo que acompañaba a su nombre a fuerza de resistir las tentaciones. Un día tras otro se machacaba en el gimnasio a la misma hora que la contracción gramatical, y no por casualidad. Si las miradas fuesen consideradas como acoso, al menos en grado de tentativa, la contracción podría aseverar ante un…