Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

23 DE SETEMBRO

Disque hoxe empezou o outono. Acabo de escoitalo pola radio ao final de “Oferta y demanda”. Ten certo sentido que anuncien cousas destas en programas como “Oferta y demanda”. Non sei cal, pero seguro que o ten. Como tamén é seguro que minten. Coma bellacos.(Fermosa palabra: “bellaco”, vaicheme dando igual que non sexa moi patrimonial. E patrimonio da humanidade e abonda.Sí, porque a humanidade e os bellacos sempre estiveron moi relacionados. Pero estoume indo do tema. Dicía que minten como descosidos. Como bellacos descosidos, concretamente, que xa é moito mintir. E vou explicar por qué xa para iso estou aquí e non para meterme cos de “Oferta y demanda”, que ainda non cain tan baixo (de momento). ¿Será posible levar un párrafo enteiro e non ter comenzado, como din que fixo o outono?. Pois non, eu digo que non. Non que non sexa posible o do párrafo, senón que o outono xa fai tempo que comenzou. O outono comenzou exactamente a mediados do mes de agosto, alá polo día 20, que xa non cae…

EL AMOR NO ES CIEGO

Un ex-amigo me contó un día que se enamoró de una muchacha a la que vio hojeando un libro de William Carlos Williams en Michelena. Y eso que ella estaba casi de espaldas. Cuando se volvió, se enamoró hasta las trancas. Luego se apartó del medio, porque ella quería ir hacia otro estante. Allí cogió un libro de Pérez Reverte y a mi amigo se le cayó el alma a los pies. La recogió de allí porque se convenció a si mismo de que el libro de Pérez Reverte era para un regalo. Para una prima que le caía mal. Pero ella juntó aquel libro con el del poeta yanqui y se dirigió con ambos hacia otro punto de la librería. Mi amigo era un ser zozobrante que, con el pulso desbocado, se encaminó tras sus pasos, por entre los demás clientes y unas pilas de libros que se iba encargando de destruir con sus torpes trancos de enamorado que se desenamora mientras persigue a una completa y hermosa desconocida. La cual ahora tiene entre las manos un ejemplar de Ray Bradbury. Mi amigo se ha quedado paralizado en…

0 COMENTARIOS

Porca miseria. Iso é o que significa para min "0 comentarios" ese letreiriño que aparece debaixo de caseque todos os meus posts. De feito, estou pensando en mandar un mail aos de Blogger suxerindo que sustitúan o de "0 comentarios" por "porca miseria". Ou poderían poñer "PM" e así colaría coma unha expresión horaria. Ou alguén o confundiría cunha valoración do post: está de "PM" . Por min, calquera cousa menos o cerapio ese. ¿Non dicían que poñer ceros era antipedagóxico? ¿que os alumnos poderíanse traumatizar?. Pois eu estou requetetraumatizado: mirade para o blog. Algunha alma caritativa botou unha man para inaugurar o marcador, pero entendo que non abundan as almas caritativas e que non se pode abusar delas. Está moi mal abusar das almas, pobres, e máis se son caritativas. Se fosen almas en pena ou almas de cántaro, sería outro conto. Vou buscar no google se hai un grupo de autoaxuda para os traumatizados por "0 comentarios&qu…

PRIMER DÍA DE PISCINA

Se puso su bañador de playa, se ató con firmeza el cordoncillo y, provisto de chancletas y gorrito, se encaminó hacia la primera sesión de piscina, no sin cierto cosquilleo en el estómago que provocaba su exacerbada timidez, su escasa destreza en el agua y el hecho de haber desayunado muy poco esa mañana. Esto último quedaría solucionado, se dijo, en la siguiente ocasión. Ahora tengo que respirar y relajarme, respirar y relajarme, respirar y relajarme... escoge una de las calles lentas y su primera duda consiste en saber si debe meterse en el agua por el cabecero de la calle o bajar por la escalerilla lateral y luego acceder al lugar elegido a nado. Titubea y finalmente decide quedarse donde está, dejar lo de la escalerilla para cuando tenga más soltura. Está hecho un flan y, paradójicamente, tiene todos los músculos en tensión. Tendones incluidos. Excepto el tendón de Aquiles, todo su cuerpo está en tensión. Desconocemos por qué. ¿Por qué se ha salvado el tendón de Aquiles?. Se mete…

O MUDO FALOU NO TUENTI

Chiringo de praia, seis do serán. Clara de limón e manises. Un grupo de raparigos ben entrados na adolescencia fan un pouco de risas e cervexa ao meu carón. Déixome adormecer por eses sons de fondo mentras contemplo o anaco de ría que teño enfronte. A temperatura, a paisaxe, a xente que bule na area, todo me resulta narcotizante. Agás esta clara de limón, que non narcotiza nadiña, e que paladeo ollando de esguello as birras dos rapaces. Decido esperar e mergullarme nas procelosas augas da socioloxía de bar: póñome a escoitar e oio que falan de Facebook. Que si un, por sistema, non agrega a ninguén que llo pida se non o coñece. Que si outro agrega a calquera, só con que llo pidan. Seguen as bromas e as risas, propias deses anos nos que a vida é unha risa, os que preceden a cando descubrimos que en realidade semella unha broma. Falan despois de xente que coñecen, dun rapaz en concreto, un tanto estrano. Din “Sí, chaval”, “nonseiqué, chaval” e o de “chaval” é o “cambio e corto” semellan …