Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

GRAMÍNEAS

Imagen
Acabo de escoitar na radio que, debido ás altas temperaturas, regresaban as gramíneas. Non dixeron se foi alguén a recibilas. Somos de poucos detalles nós coas gramíneas e cos veciños de enfronte.
Na radio escóitanse cousas paveras de cando en vez, non coma na televisión, que non se escoitan nunca. Alí só emiten barbaridades sen límite horario. Estou convencido de que os programadores televisivos deberían superar un test para detectar sociopatías. Se lograran superalo, habería que encerralos igual, por se acaso. Por ter esa profesión, que a ver quen sabe onde se estuda iso.
Que haberá que estudar para ser programador televisivo? Mellor dito, que haberá que esquecer para ser programador de televisión? É o mesmo de televisión que televisivo ? A quen lle importa?.
A vida, non sei se xa se decataron, está tan chea de preguntas absurdas que é unha milagre que existan respostas ao xeito.
Eu fun nihilista a tempo completo na segunda parte da miña adolescencia. Bueno, na prórroga. Ía polo m…

LLEGÓ LA LLUVIA

Imagen
Llegó la lluvia como una promesa que a nadie sorprende al concretarse y desaparecieron las terrazas como si nunca hubiesen estado allí, trampas en la urbe que cazaban parroquianos como moscas. Llegó la lluvia como un mensaje que sonaba a una vieja canción que se habría hueco en nuestra memoria mientras peleábamos por recordar su título. Llegó la lluvia con sus nubes de han cerrado el cielo y ahí os quedáis en vuestro infierno. Llegó la lluvia con su aliento de pájaro que va a vivir encima de tu hombro durante varias semanas. Llegó la lluvia y aún estábamos desnudos. Llegó la lluvia y nacieron charcos en las calles que eran los versos que ella regalaba. Llegó la lluvia y desempolvamos los discos más tristes y sin embargo el corazón latía acompasado porque sabíamos perfectamente donde estábamos. Llegó la lluvia y su sabiduría. Llegó la lluvia y los tejados, alborozados, la recibieron con sonrisas que habían ensayado duranto todo el verano, como todos los veranos. Llegó la lluvia y los c…

DIETA

Imagen
Estou facendo a dieta Dukan. Non pensei que sería tan sinxelo confesalo, e menos así, urbi et orbe. É a primeira vez na miña vida que fago dieta, que teño que empezar isto defendéndome: non o fago porque non pase polas portas, senón porque non entro nos pantalóns. Cando notas o botón principal do pantalón aí apretado, que anuncia un tsunami de graxa no momento máis inoportuno e o teu pasado de fraco espérate diante do espello para darlle pescozóns á túa conciencia, entón é mellor asumir a realidade ou poñerte a dieta. Eu a realidade podo asumila dende o espectáculo político ata a prescibia galopante, pero négome a ter este ser vivo baixo o meu embigo, ríndose de min cando fago deporte. Faláronme do hara-kiri este de Dukan, fun ao meu gurú de garda (internet) e parecéume ben. Sexa. Boteime a dieta como se fora ao boi e fose eu... bueno, ímolo deixar. No primeiro día, en plan arroutada, sufrín as consecuencias da falla de cálculo cando notei á falla de comida. Refírome a que coma esta …

COMENIUS

Imagen
Hace dos años fui a Berlín, secuestrado por la directora del colegio donde trabajo. Hace dos años llegué a este centro y a los cinco minutos ella misma me informó de que contaba conmigo para un proyecto Comenius. Yo, que soy un tipo de carácter, contesté que sí (sin añadir “bwana” ni nada, menudo soy yo). Llegó un correo electrónico citándonos para una reunión en la capital teutona a finales de Diciembre. Compré ropa de esquimal, me informé de qué era eso de Comenius y aparecí a la hora requerida para coger el coche que nos llevaría al aeropuerto. Era sólo una reunión preparatoria pero yo estaba más nervioso que si hubiese aprendido inglés con el “Magic English”. Se supone que nuestra vida en Berlín dependería de mi capacidad para hacerme comprender en la lengua del imperio. Estuve una semana escuchando la BBC para tareas de desengrasamiento. Hablaba sólo en inglés por el pasillo de casa y camino del colegio. Tenía pesadillas en las que alemanes macilentos me miraban extrañados cuand…

UNA FÁBULA TOCINERA

Imagen
A veces me entran ganas de escribir una fábula tocinera y así, de paso, inventar un género, que va siendo hora de que invente algo. Pondría de protagonistas a unos cuantos capitostes del mundo de la banca, que es un mundo inhóspito y cerrado, donde no corre el aire y sí el espantoso ruido que hacen las hienas. Hay quien dice que ríen, las hienas. Tal vez debiese incluir a algún personaje del mundo de la política, que hoy en día es un mundo devaluado, mezquino, torticero, carente de imaginación. Cuando me lío a describir, pues eso: me lío. El político que yo escogería para mi fábula sería un miembro o una miembra de la cámara de diputados. A los de la cámara de gas, en que estaría yo pensando, a los de la cámara baja, o sea los senadores no los pondría ni de grupito al fondo. También pondría, para no cargar las tintas, a un hombre de la banca y un hombre de la política que fuesen honestos y que no mintiesen. Es que no busco el éxito con la fábula tocinera, sólo pasar el rato. Tras…

AO DÍA

Imagen
Morreu Steve Jobs, máximo responsable da empresa que fabricou este aparello co que estou a escribir e onde tamén escoito a un dúo formado por dos homes chamado Girls. Fan un pop-rock en plan revival, como facía Jobs cos aparellos: gustáballe o traballo ben feito, a estética dos obxectos, a perfección. Era un romántico, vamos. Non sei se os tipos de Girls son románticos, pero a súa música paréceo. A min gústame coma unha posta de sol calquera. Unha calquera na que se vexa o sol coma unha moeda ardendo e todo iso. Eu son romántico en excedencia. Pasei uns anos exercendo pero decidín deixalo porque escribía uns versos malísimos. Tiñan moita melaza e pouco zucre. Mel non, que non son de mel e non porque me teña por asno. Que as veces tamén o son un pouco, claro. Tamén lle deron o Nobel a un poeta sueco. Os suecos, poetas ou non, pero máis os poetas, están expostos continuamente a seren blanco de chisteciños sobre a súa suposta tendencia a facerse os desentendidos. Xa me entenden. Eu pens…

HISTORIAS DE LA GUERRA (2)

Imagen
A Sandino empezaron a mirarle de otra forma tras aquel incidente con el Lorcho. Aunque no todos. Ellas seguían mirándole igual que siempre: sin verle. No ayudaba, claro, la hosquedad del muchacho, que acompañaba de mala manera a una introversión en pleno apogeo adolescente. Los sábados por la tarde Castro se lo llevaba consigo a Muriel, la disco del pueblo. Para Castro, un tipo de complexión media y bien parecido, Muriel era un lugar más donde hacer el gañán y enfrentarse a Tucho, su némesis, que también era de complexión media, aunque de parecido regular. Eso de ser de complexión media era una maldición como otra cualquiera: llegabas a creerte que tu hegemonía sobre los más canijos era extensible a otros como tú. Incluso a otros de complexión más fuerte que tú, cuando te traicionaba la cerveza, que es muy traicionera de por sí. Pero Castro le había perdido el miedo a los mamporros si es que alguna vez lo tuvo, y solía batirse el cobre con Tucho, otro que tal. A este le movía una envid…

XOSÉ ANTÓN vs BILGUEIS

Imagen
Xosé Antón Domingues Balseiro, natural de Santo Tomé de Piñeiro e veciño de Xustáns, Ponte Caldelas, ven de interpoñer unha demanda nun xulgado de Pontevedra contra Microsoft Corporation. Segundo declaracións efectuadas pola súa propia boca con dentes diante do seu avogado, que doutra forma dixo que non falaría aínda que se lle explicou que el non era o acusado, a demanda é porque "o windows do carallo estame fastidiando o aparello”. Con aparello refírese ao seu ordenador de sobremesa e dixo outra palabra en lugar de fastidiando, como poden supoñer. Xosé Antón e un mozo de 29 anos, de mediana estatura e apreciable masa muscular, da que se fai traballando e non nos ximnasios. Posuidor dunha fronte non moi ancha e un prominente queixo, todo indica que levará a súa demanda ata as últimas consecuencias. De feito di que está disposto “a ir á televisión e onde faga falta”. Fala de Bilgueis, así todo xunto, como si tomase copas con el todos os días e lle quedara a deber algo. Di que se …