Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

MICRORRELATOS

Imagen

POLIFENOLES

Imagen
Cuando vio la puerta de la biblioteca cerrada, exhaló un suspiro. Era una de las cosas que mejor se le daba, exhalar suspiros. Eso y sospechar, era muy buena sospechando. Decidió emplear el tiempo que le quedaba hasta la hora de comer dando un paseo por el centro comercial. No quería comprar nada pero le gustaba vagabundear. Aunque está por aclarar si deambular por un centro comercial es vagabundear. Ella lo llamaba así y eso seguramente es lo que cuenta.  Vio un par de carteles del concierto de “Rescatadores” y se puso contenta: iba a ir con Luisa y Fredo. A lo mejor a última hora se apuntaba alguien más. Para ella era toda una novedad asistir a un evento de este tipo, lo cierto es que no conocía muchos grupos, aunque a “Rescatadores” los conocía todo el mundo. Llegó a las puertas del supermercado y decidió entrar y vagabundear por los pasillos.  Aparentaba más de sus dieciséis años debido a su elevada estatura y a la ausencia casi total de acné. Las gafas también ayudaban un poco. …

LA MONEDA MÁGICA

Imagen
Hallé una moneda detrás de mi oreja. Esto es raro, salvo si uno es mago, pero más raro resultó saber que la moneda era mágica. Era una moneda extraña, no correspondía a ningún país. Por un lado tenía una cara y por el otro una cruz. Literalmente. La cara era de una señora que se parecía un poco a mi abuela paterna, la cruz era común y corriente. La tiré dentro de un vaso de agua, aún no sé por qué, y el agua se volvió de color naranja. La puse debajo del grifo, pero el agua no cambiaba de color. Luego recogí agua en el lavabo y la moneda también la volvió de color naranja. A los pocos días me planté en las oficinas de una conocida marca de naranjada para ofrecer los poderes de mi moneda como reclamo. Me dijeron que estaba como una chota. Les di la razón, pero aclaré que eso no anulaba las posibilidades de la moneda. No me dieron una patada en el trasero de milagro. Me fui a la playa y la lancé, despechado, al mar. En la orilla, claro: era sólo un gesto para la galería. Luego hice un …

EMÉRITO E RICARDO (2)

Imagen
Agora estaba a ler Absolución de Luis Landero. Andaba un pouco obsesionado con este autor dende que lera Juegos de la edad tardía. Identificouse tanto con Gregorio/Faroni, o protagonista, que ás veces dicía que se chamaba así aos descoñecido que requirían, por calquera causa o seu nome. Que faría agora Faroni?, preguntábase diante de calquera encrucillada, aínda que fose elixir o sabor das patatas de bolsa. Camiño das catro e cuarto escoitou un ruído que viña da entrada. Acercouse na punta dos pes, cunha pinga de medo na gorxa. Puxo a orella contra a porta e axiña escoitou outra vez o mesmo. Era como se alguén camiñase polas escaleiras, o cal sería totalmente lóxico noutro momento do día, é dicir, da noite. Entón, sentíndose mais Faroni que nunca, decidiu saír e enfrontarse co ladrón: só un ladrón andaría dun lado a outro a esas horas. Talvez fose un asasino, pensou arrepiado, pero non lle viu moito camiño a andar polos edificios asasinando xente ás catro e pico da madrugada. Deixánd…

EMÉRITO E RICARDO (1)

Imagen
Eran as catro da mañá segundo o reloxo made in China que tiña pousado na mesiña de noite. Levaba dez minutos cos ollos pechados, tentando recuperar o seu estado de inconsciencia favorito, pero non había maneira. Suspirou. Sentouse na cama, aínda coa luz apagada. Volveu a consultar a hora, coma esperando un erro. Pero os reloxos chinos son fiables dabondo, díxose despois de premer o botón “light” para comprobar que só pasara un minuto das catro, que eran as mesmas catro de antes, as catro a.m.  Botouse fóra da cama, calzou unhas pantuflas e foi cara a cociña. Sempre facía o mesmo nestes casos: beber un vaso de auga na cociña. Era así de previsible. Iso foi mesmamente o que pensou: mira que son previsible, mira que son rutineiro, mira que... mira que nada!, e botou un pouco de licor café nun vaso. Con un par, díxose. E brindou co vaso no ar, como celebrando o insomnio.  Cando rematou de beber comezou a pensar en Berta, cousa rara que non fixese antes. Berta era unha medio irmá da súa n…

PIEZAS DE LA MAQUINARIA

Imagen
"La juventud consiste en estar haciendo algo. Y si no estás haciendo algo, te pones a teclear en el móvil, que te suministra un sucedáneo de la experiencia real. Las redes sociales, que mantienen atrapados a más población de la que es consciente de ello, funcionan como antídoto del aburrimiento tanto o más que como transmisores de información o experiencias. Se vive de modo virtual una existencia virtual.(...)”
Artículo en Pontevedra Viva.

ARENA Y SOL

Imagen
Cuando abrió los ojos estaba en medio del desierto. Lo supo porque por el rabillo de ambos ojos podía percibir grandes cantidades de arena y un fuerte chorro de sol le pegaba de lleno en el rostro. Notó también un intenso dolor en el pecho y quiso incorporarse pero no lo consiguió porque sintió otra ráfaga de dolor en la espalda. Parpadeó. Se preguntó qué rayos hacía el en el desierto, pero sus recuerdos se encontraban perdidos en un bosque que parecía hecho de chicle blandiblú. Entonces una leve brisa le erizó el vello del brazo derecho y se dio cuenta de que tenía ambos brazos desnudos. Tuvo la impresión de que estaba totalmente desnudo. Tumbado boca arriba en medio del desierto y desnudo. “¡Eh, ya se ha despertado!” un grito a medio camino del alarido le llegó desde no muy lejos. Pronto tuvo en torno suya tres rostros desconocidos, dos varones y una mujer que lo contemplaban sonriendo mientras lo ametrallaban con las siguientes frases: “¿qué tal Nacho'”. “menudo ostiazo, tío”,…

INTERIORES Y EXTERIORES

Imagen
Bajo las nubes, en medio de la plaza, se nos puso enseguida cara de aguacero. No había nada qué hacer, salvo ser jóvenes, y se nos daba muy bien. Kachi levantó la palma de la mano y luego nos enseñó el cadáver de una gota. Sonreimos, aunque más por dentro que por fuera, y nos fuimos empapando de aquella tarde de sábado que había decidido bajar del cielo para que la recibiésemos tumbados boca arriba, en el centro de la plaza.                ............................................
Tenía una molestia lumbar y un poco de alergia que me había hecho estornudar a medio camino del cuarto de baño. Con ojos semicerrados contemplé en el espejo al monigote al que tendría que dar vida aquel jueves. Antes de abrir el grifo para iniciar el sádico ritual por el que me despertaba a golpetazos de agua fría, vino de golpe a mi conciencia la revelación, el dato. Resucitó la fecha en mi memoria: era fiesta local. Volví a mirar hacia el espejo y le saqué la lengua al monigote. …

LAS TOSTADAS

Imagen
Estará de acuerdo conmigo, apreciado lector/a, en que el que tema que vamos a abordar es bastante plano, poco espinoso. Si le parece espinosos un asunto como este de las tostadas le recomiendo que visite a un facultativo competente. Esto no quiere decir que el tema no tenga su jugo, que procederemos a exprimir ante sus ojos para su información y disfrute. Para empezar: le comunicamos, tras el pertinente asesoramiento ante las autoridades competentes, que las tostadas se pueden tomar e incluso ingerir a cualquier hora del día. Usted no infringe ley alguna si no las toma específicamente como desayuno. Así es como venimos haciendo desde tiempo inmemorial. Concretamente cuando llegó la televisión a este país y, más concretamente, cuando llegaron las series y telefilmes norteamericanos. Así se promovió la invención del tostador (o tostadora: existe un amplio debate de género sobre el particular) con el único y exclusivo fin de que apareciese en dichas series y telefilmes. Probablemente…

GENTE DE ANDRÉS MELLADO

Imagen
El hombre que llegaba tarde a todas partes y san Jacinto-mártir, vivieron durante buena parte de sus tristes existencias en la calle Andrés Mellado. Se conocieron tomando café en un bar que luego cerró y fue sustituido por una tienda de ropa infantil que luego cerró y se transformó en una tienda de chuches que luego cerró y dio en un local de apuestas de todo tipo que nunca cerró. Por las tardes, san Jacinto-mártir conseguía salir de casa, siempre a hurtadillas, para echar la partida en el Café del Ciebo, donde volvió a coincidir durante unos minutos cada día con el hombre que llegaba tarde a todas partes, que jamás pudo asistir al comienzo de una partida y mucho menos participar en ninguna. San Jacinto-mártir jugaba muy bien al subastado, tenía cabeza para los números y vivió tardes memorables en el reservado de Ciebo, donde el dueño dejaba fumar algún lunes si la víspera había ganado el Pontevedra CF. En alguna ocasión lo había levantado de la mesa un mensaje en el móvil anuncian…

HISTORIAS CATIVAS (seven)

Imagen
Un martes de Entroido calquera a iso da hora do café de despois de comer, nun céntrico local pontevedrés que se enchía de parroquianos na procura da súa dose de cafeína, de variadas copas de contido alcólico, infusións diversas, etc, apareceu un home disfrazado de can cun traxe de can, orellas de can, fociños de can e dicindo “guau, guau” ao chegar á barra.
O home, coa terceira copa, dixo chamarse Rosendo Filipe Buitrago Ventín. Dixo tamén que era descendente directo do pirata Benito Soto. Un militar retirado fíxolle notar a ausencia do apelido entre os seus. Rosendo mirouno con desprezo con ollos de can capaz de desprezar moito e durante tempo abondo e retrucou que os séculos non pasaban en balde, senón en garrafas de trescentos sesenta e cinco días, e botou unha gargallada que xa non era de can e que ademais daba un pouco de medo. Dun peto canino sacou un feixe pequeno de papeis que dixo ser a proba documental da súa xenealoxía filibustera. Cando os gardou, caéronlle a metade ao ch…

APELATIVOS

Imagen
En algún momento de nuestra vida todos hemos pasado por la experiencia de que alguien que no tiene idea de quiénes somos nos llame jefe. Claro que, si nos conociese, nos llamaría por nuestro nombre, pero eso no explica lo insólito del apelativo. Imagínense que el aludido sea alguien a quien su jefe acaba de dejar en el paro. Esa campechanía hispana, esa briosa manera de echar por fuera... Pero existe otra versión de este exceso de confianza, aún más desenfadada y que, por tanto, suele molestar más. Es cuando te dicen campeón. Un tipo al que no conoces de nada y que no te conoce de nada y te llama campeón. No hay cosa más desagradable. Salvo que te diga subcampeón. Tenemos que reconocer que esto es un asunto del varón español. El varón español es un especimen que a una mujer, por desafortunado que sea su fenotipo, tilda de “guapísima” sin miramientos. O sea, sin mirarla siquiera. Aunque suele ser el mismo fulano que luego te dice jefe o campeón. Pero lo de llamarse guapa o guapísim…

HISTORIAS CATIVAS (number six)

Imagen
Eran os minutos do lixo na clase de inglés. Ultima sesión da mañá, un venres de Xuño. Brais “Melón” comezou a facer un ruído xordo, unha especie de lamento de rata ou rato que ía in crescendo. Ao mesmo tempo, arrincando máis dunha gargallada, engruñábase sobre si mesmo como produto dun suposto ataque de dor. Kei, a profesora, alcumada así por repetir “okei” coma unha obsesa, deixou de apuntar na pizarra a lista de deberes para o finde, e fitou dende as súas gafas de pasta ao doente. Que ten, Galbán?. Brais “Melón” Galbán alzou os ollos; Non o sei, profe, dóeme o peito, e seguiu, teimudo, co seu laio. Carlos “Litos” Portela estaba a punto de afogar por querer afogar a risa. Era espelido, fraco, alérxico e tímido. A “Litos” vaille dar algo, soltou Camilo “Fundas” Ramírez, alcumado así pola súa exhibición dun mono de traballo paterno en horas estrañas. Aquilo estábase indo das mans á Kei, que puxo os brazos en xerras e contemplou o panorama cun suspiro.  Podo poñer máis traballo, se que…